Cómo funciona

Vibra 3.0 y Vibra GO generan vibraciones mecánico-sonoras de onda cuadrada simultáneas en varias salidas para tratar de manera no invasiva las patologías musculares y neuromusculares. Aunque los primeros trabajos relativos a la aplicación de las vibraciones en la medicina fueron publicados en 1949, solo gracias a los avances tecnológicos actuales ha sido posible aprovechar al máximo el valor terapéutico de las vibraciones. A partir de entonces, la investigación científica y biomecánica dio origen a nuevas aplicaciones y a importantes resultados, abriendo nuevas posibilidades de aplicación de las vibraciones con fines terapéuticos.

Cómo
funciona

Las vibraciones generadas por Vibra 3.0 y Vibra GO son transmitidas localmente a los receptores cutáneos a través de transductores específicos situados en las zonas musculares de manera NO INVASIVA. Las ondas mecánico-sonoras selectivas de onda cuadrada interactúan principalmente con los mecanorreceptores, los órganos tendinosos de Golgi y los husos neuromusculares. Debido a que cada uno de ellos tiene una sensibilidad distinta a la frecuencia de vibración, Vibra 3.0 y Vibra GO permiten su activación selectiva mediante la óptima regulación de la frecuencia y la intensidad de presión.

Las aferentes activadas por las vibraciones transportan la información exteroceptiva y propioceptiva hasta los circuitos nerviosos medulares (lugar donde se producen las primeras interacciones terapéuticas.), a la corteza sensomotora y al cerebelo. Gracias a las modificaciones inducidas por el uso de determinadas frecuencias, Vibra 3.0 y Vibra GO permiten acelerar la recuperación funcional y mejorar la propiocepción, el tono muscular, la resistencia física y la coordinación muscular.

Los efectos benéficos se obtienen rápidamente y duran a lo largo del tiempo. Junto con una adecuada actividad física, incluso mínima, se podrá aumentar el efecto obtenido y acelerar la recuperación funcional.


Músculo y receptores - transductores

Músculo y receptores - transductores

La vibración, a través de la selección de frecuencias adecuadas, puede actuar sobre mecanorreceptores específicos como, por ejemplo: Meissner y Merke, situados en los extractos superficiales de la piel, los corpúsculos de Ruffini y Pacini en aquellos más profundos y los órganos de Golgi situados en las uniones mio-tendinosas, además de en las fibras de los husos neuromusculares.
Fibra a través de aferentes

Fibra a través de aferentes

Una vez activados selectivamente los mecanorreceptores, el estímulo vibratorio se transporta a lo largo de las fibras de tipo I, mielinizadas de gran calibre y rápida conducción. El estímulo vibratorio es más selectivo que la TENS en la activación de las fibras de gran calibre involucradas en la modulación del dolor a nivel espinal.
Médula espinal

Médula espinal

El estímulo, al llegar a la médula espinal induce, en función de los parámetros de estimulación elegidos por el operador, la preponderancia de diferentes respuestas espinales como, por ejemplo, la activación de la “puerta espinal”, la evocación del TVR (reflejo tónico vibratorio) o la inhibición recíproca.
Centros suprasegmentales e integración cortical sensorial-motora

Centros suprasegmentales e integración cortical sensorial-motora

La vibración es capaz de mejorar la integración entre los impulsos aferentes y la respuesta motora a nivel suprasegmental, gracias a la capacidad de poder variar con gran precisión la frecuencia y la intensidad de presión del estímulo proporcionado.
Transmisión de nuevo mensaje al músculo a través de eferentes

Transmisión de nuevo mensaje al músculo a través de eferentes

Gracias a las modificaciones inducidas a nivel suprasegmentario, la vibración es capaz de mejorar el resultado motor durante la activación voluntaria a través de una mejor organización funcional, modificando la orden de reclutamiento de las fibras musculares.
Músculo

Músculo

La modificación del modelo de reclutamiento de las fibras tiene recaídas clínicas y permite obtener distintos rendimientos atléticos.